Fútbol

Ascenso a división de honor

4 Jun 2021

¡Ascenso a división de honor!

Felicidades y enhorabuena alevín!!

Gracias a las familias por su apoyo incondicional y por estar con el equipo en todos los momentos.

Hace apenas 4 años, nuestro alevín estaba en segunda categoría, la más baja de todas. Éramos un club con apenas un par de años de creación y nos tocaba jugar en el nivel más bajo. Aquel equipo lo formaban los que hoy componen  en su mayoría el cadete B aunque también hay jugadores en el infantil A o cadete A. Ese año ascendimos siendo campeones y todavía recuerdo la alegría tan grande que supuso para todos los que formamos nuestro club. A partir de ese momento las alegrías se sucedieron año tras año. A la temporada siguiente ascenso a preferente y el año siguiente ascenso a autonómica, la categoría en la que este año está nuestro alevín A. Si difícil es lograr un ascenso, ni os imagináis lo que engloba hacerlo de manera consecutiva.
Con todo esto, para nosotros esta temporada en alevín la afrontábamos con una mezcla de ilusión y orgullo por jugar contra los mejores pero también con mucha responsabilidad y por qué no decirlo con un poco de miedo por no estar al nivel que nos exigiría los mejores equipos de Madrid.
Por todo ello, el objetivo nuestro era lograr la salvación; algo que se nos antojaba como una meta bastante difícil. La palabra División de Honor, liga creada por la Federación para la temporada del año que viene, ni siquiera la mencionábamos.
Cada semana que pasaba hacíamos cálculos de los puntos que necesitaríamos para lograr la salvación y nos fijábamos en los resultados de los equipos de abajo. No hay que olvidar que éramos un recién ascendido. Sin embargo, fueron pasando las semanas y veíamos que el equipo siempre competía. Podría estar mejor o peor, tener más o menos ocasiones, pero siempre competíamos. Los rivales para ganarnos tenían que sudar mucho. Y poco a poco veíamos que no solo podríamos salvarnos sino que podríamos hacerlo de manera más o menos holgada.
Y así llegamos al momento clave y punto de de inflexión de la temporada, el partido contra la Fundación del Rayo Vallecano. Aquel día, recordaréis todos los que visteis  ese partido, que faltando unos 10 minutos íbamos perdiendo 0-2.  Aquel gol de Guille en el último minuto que nos daba el empate fue clave para lo vivido posteriormente. Aquel punto reflejaba todo en lo que nos habíamos convertido como equipo, un equipo que jamás se rendía, que luchaba hasta el último momento, que jamás bajaba los brazos. Ese día fue una muestra de fé, DE CREER ante un equipo técnicamente superior. Aquel punto fue un puñetazo en la mesa porque vimos que jugando con esa actitud, incluso en partidos en los que no estuviésemos bien, daríamos siempre la cara.
A partir de ese momento, empezamos a ganar partido a partido. Rayo Alcobendas, Chopera, Torrejón … y así hasta lograr cinco victorias seguidas, todas muy sufridas pero no por ello menos merecidas . El objetivo de la salvación no solo estaba logrado, sino que ya empezamos a soñar con entrar en  División de Honor.
A pesar de la derrota contra el Sanse, la victoria contra el Alcalá nos ponía en una situación magnífica en la clasificación. Sin embargo, había un pero, nuestros últimos dos partidos eran contra el primer y segundo clasificado. Además, se estaban jugando la liga y teníamos claro que para ascender necesitaríamos 3 puntos. Por tanto, el sueño del ascenso se antojaba casi como una quimera, todavía mucho más difícil que lo realizado por nuestros jugadores durante el año. Y así llegamos al partido más esperado por nuestros chicos,  jugar contra el Real Madrid, el sueño de cualquier niño amante del fútbol.
El día esperado llegó y teníamos claro que íbamos a competir y dar la cara. Estábamos seguro de ello. Y si somos sinceros y no pecamos de falsa modestia, nos los «comimos». Cuando faltaban 10 minutos , con empate a 1 y sin saber cómo acabaría el partido pense que independientemente del resultado final lo que estaban haciendo nuestros niños era algo muy grande, para enmarcar. Sentí un enorme orgullo porque aún perdiendo el partido hubiésemos sido ganadores como equipo. Ver  la presión que hacíamos a los jugadores del Madrid, las continuas ayudas defensivas, la capacidad  de leer el juego, de verdad que me conmovió, hicimos bien prácticamente todo. Y tuvimos recompensa, recordando aquellos últimos diez minutos contra Fundación Rayo Vallecano empatando el partido, recordamos lo vivido y volvimos a hacerlo posible. Bianchi, en los últimos minutos,  tras un corner y varios rechaces marcaba el gol de la victoria, el gol de todo el equipo.
No quiero dejar pasar la atmósfera del partido, lleno de niños y padres que vinieron a ver el partido y que sintieron la victoria como suya porque de hecho también lo es. Ver cómo al pitar el árbitro el pitido final saltaron todos nuestros niños del club más pequeños a abrazar a nuestros alevines es algo que nunca olvidaremos todos los que formamos la familia de nuestro club.
Acabo también dando las gracias a todos los padres y madres que habéis ayudado siempre desde la banda durante toda la temporada. Todos los que hemos jugado al fútbol sabemos lo importante que es tener a gente en la banda animando. Ese grito de ánimo muchas veces es la clave para llegar  al balón antes que el contrario y vosotros siempre habéis estado ahí.
Somos  equipo de División de Honor, donde estarán los 32 mejores equipos de Madrid,  y también podemos decir  con mucho orgullo que ganamos en liga al Real Madrid y todo ello es gracias al esfuerzo de todos los que forman este equipo, teniendo claro que los verdaderos protagonistas son nuestros niños,  jugadores que nunca dejaron de creer que con esfuerzo, humildad y fé,  se puede  estar muy cerca de lograr los sueños incluso a vece llegar a conseguirlos.Felicidades Alevín A